Seleccionar página
China ofrece una salida civilizatoria revolucionaria

Ruben Guzzetti *

Publicado: martes, 16 enero 2024

Desde el 28 de noviembre al 5 de diciembre pasado se desarrollaron en China tres encuentros para debatir ideas sobre el desarrollo del socialismo mundial, la modernidad, el rol de los partidos políticos y la propuesta china sobre una nueva civilización que nos encamine a superar el actual atolladero a que nos a llevado la política depredadora del occidente anglosajón. El primero de ellos, el 13er Foro del Socialismo Mundial, se desenvolvió en la ciudad de Beijing entre el 28 y el 30 de noviembre patrocinado por la Academia China de Ciencias Sociales. El mismo contó con la presencia de 73 políticos y académicos de 33 países, más 120 asistentes locales. El segundo tuvo lugar en la ciudad de Jinan entre el 2 y el 3 de diciembre. Esta fue una Conferencia Académica Internacional sobre los valores de la civilización humana y los partidos políticos. La misma estuvo organizada por la Academia de Marxismo de la Universidad de Shandong. La hermosa ciudad de Suzhou fue sede del tercer encuentro, el día 5 de diciembre. El Simposio, en este caso, fue referido al “Camino Chino a la Modernización y el Socialismo Mundial”. La Universidad de Suzhou fue la institución organizadora. Es importante destacar el esfuerzo de las instituciones mencionadas, el gobierno de la República Popular y el Partido Comunista de China para lograr el éxito de estos eventos internacionales. Ningún otro país hoy tiene la decisión política y los recursos necesarios para tal convocatoria, lo que hace múltiplemente meritoria la iniciativa en el actual contexto mundial. La humanidad enfrenta una profunda y acelerada crisis provocada por el eje anglosajón sustanciada en la globalización financiera, el debilitamiento de los estados nacionales y su incapacidad de ofrecer soluciones a la humanidad. El sistema de dominación Occidental fue mutando de una acumulación por depredación y sometimiento colonial donde el comercio y las finanzas dominaban el escenario económico, para pasar luego a una etapa de industrialización acompañada de un sistema financiero a su servicio, y terminar en la actualidad en el predominio absoluto de una concentración del poder en manos de las transnacionales, las cuales a su vez son controladas por los fondos de inversión a través del mercado accionario y la libre circulación de capitales, todo lo cual redunda en un sistema especulativo, mafioso, parasitario y antipopular. Occidente ha perdido el liderazgo económico y comercial y va en camino de perder el financiero, el tecnológico y el militar. Esto desespera a sus élites y explica las guerras, los conflictos y el dramático descenso del nivel de vida en algunos países periféricos, como ocurre en América Latina. Los desafíos son múltiples: el crecimiento de la desigualdad y de la pobreza, la caída de la esperanza de vida, los riesgos y consecuencias del cambio climático, la crisis energética, alimentaria y de deudas, las guerras devastadoras como en Ucrania, los genocidios como en la Franja de Gaza, el surgimiento de personajes mesiánicos y filo fascistas, el fin de la democracia liberal, la posibilidad de nuevas pandemias, el riesgo de conflagración nuclear, etc., etc. Todo en el marco de una fantástica aceleración de las TICs, la I.A. y de la utilización amoral de la “Big Data” que, de no ser rápidamente reguladas nos puede llevar a mayores catástrofes. Dentro de este marco internacional la República Popular China viene formulando, desde hace 10 años y en la voz de su presidente, una nueva propuesta civilizatoria para superar la coyuntura histórica, haciendo un aporte considerable hacia la construcción de un mundo policéntrico y multicultural. La misma fue presentada formalmente el 26 de septiembre de 2023 por la Oficina de Información del Consejo de Estado de la República Popular China, en un documento, el cual consta de 38 páginas y fue denominado: “Una Comunidad Global de Futuro Compartido” La iniciativa la había planteado por primera vez el presidente Xi Jinping en el Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú, en 2013. El documento, debatido ampliamente en los encuentros mencionados, plantea que toda la humanidad está íntimamente relacionada y comparte un solo hogar. El proyecto de la Comunidad de destino compartido tiene presente el bienestar de toda la humanidad. En este sentido el presidente chino suele decir que las decisiones que se toman tienen el objetivo de que “nadie quede atrás”. Podemos agregar, que la frase es aplicable tanto al ámbito nacional como internacional. Si bien es una propuesta que está en correspondencia con la época en el sentido de que la única salida hacia una sociedad más justa y equitativa es la armonía y la cooperación entre los países, la misma también es dinámica y se va enriqueciendo sobre la marcha. El presidente Xi presentó la idea en el Debate General del 70° periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU en 2015. En esa oportunidad comenzó a delinear los 5 puntos y 5 objetivos que hoy dan sustento al documento. 5 puntos: 1) Construir asociaciones en la que los países se traten entre sí como iguales, participen en amplias consultas y mejoren el entendimiento mutuo. 2) Crear un entorno de seguridad caracterizado por la equidad, la justicia, los esfuerzos conjuntos y los intereses compartidos. 3) Promover un desarrollo abierto, innovador e inclusivo que beneficie a todos. 4) Aumentar los intercambios entre civilizaciones para promover la armonía, la inclusión y el respeto por las diferencias. 5) Construir un ecosistema que de prioridad a la madre naturaleza y al desarrollo ecológico. 5 objetivos: 1) Construir un mundo de paz duradera a través del dialogo y la consulta. 2) Construir un mundo de seguridad común para todos mediante esfuerzos conjuntos. 3) Construir un mundo de prosperidad mediante una cooperación en la que todos ganen. 4) Construir un mundo abierto e inclusivo a través de intercambios y aprendizaje mutuo. 5) Hacer un mundo limpio y hermosos buscando un desarrollo verde y bajo en carbono. Estas ideas que pueden parecer una utopía inalcanzable ya están en marcha. En los últimos 10 años el desarrollo de la iniciativa “Un Cinturón una Ruta” nos indica que muchos pueblos se han beneficiado de las múltiples obras de infraestructura en conjunto, donde participan decenas de países de los 154 que ya son miembros de la iniciativa china que, si bien nació en el país del centro, pasó a ser patrimonio de la humanidad. Esto fue posible porque se ha priorizado la solidaridad y la cooperación entre los pueblos. La humanidad se encuentra en una encrucijada de la historia, tal vez la más decisiva de su trayectoria. Debemos elegir entre la cooperación y la confrontación, entre la unidad de acción o la división. Como expresa el documento las aspiraciones de la humanidad desde tiempos remotos son la paz y el desarrollo. Hoy la irreversible globalización nos ha acercado y hace crecer la idea que vivimos en un mismo y único hogar. Algunos quieren imponer el concepto de que toda potencia en ascenso busca inevitablemente la hegemonía. China es una civilización milenaria que ha aprendido de la historia y comprende que esa preeminencia es la antesala del declive. Según expresa el documento oficial: “El mundo necesita justicia no hegemonismos”. China ha seguido una política exterior coherente desde 1955 basada en los 5 principios de la coexistencia pacifica planteadas por Zhou Enlai en la Conferencia de Bandung. El objetivo que plantea China no es reemplazar un sistema o civilización por otro. Los chinos muy afectos a parábolas, metáforas y expresiones sintéticas que simbolizan pensamientos, utilizan una frase para significar este concepto: “El Océano es basto porque admite todos los ríos”. Por lo tanto, las reglas que rigen la vida de la humanidad deben ser debatidas por todos los países, chicos y grandes, ricos y pobres. En otro apartado de la presentación se expresa: “Hay más de 200 países y regiones, más de 2500 grupos étnicos y gran cantidad de religiones en nuestro mundo. Esta diversidad cultural es lo que hace que el mundo sea colorido. La diversidad genera intercambios, los intercambios conducen a la integración y la integración genera progreso”. Más adelante el documento muestra como esta propuesta no es una idea iluminada de alguna persona o conjunto de ellas, sino que es producto de la síntesis de la civilización china que prioriza la armonía por sobre otros conceptos y la trayectoria del Partido Comunista que ha sabido conducir al pueblo logrando la simbiosis entre el marxismo y los valores de la cultura y la civilización milenaria. Aboga también por un nuevo acuerdo basado en la producción de bienes que ponga fin a la especulación financiera y un sistema de regulación efectiva de las nuevas tecnologías. También hace un llamado a la reflexión cuando se refiere al rol de cada país: “El estatus internacional de un país se mide por su apertura mental, amplitud de visión y sentido de la responsabilidad más que por su tamaño, fuerza o poder”, y agrega: “Al construir una comunidad global de futuro compartido, los países emergentes y las potencias establecidas pueden evitar caer en la trampa de Tucídides”. Respecto a dos de los valores más preciados por la humanidad, la democracia y la libertad, demuestra que no hay una sola democracia, que se debe respetar el derecho de cada pueblo a darse el sistema de gobierno que crea más adecuado y remata el concepto con una frase didáctica: “La democracia no es Coca-Cola, que sabe igual en todo el mundo que el jarabe que se produce en un solo país. La democracia no es un adorno, sino una solución a problemas reales. Intentos de monopolizar la “patente” de la democracia, definir arbitrariamente los “estándares” de la democracia, y fabricar una narrativa falsa de “democracia” versus “autoritarismo” para provocar una confrontación entre sistemas políticos e ideologías son practicas de falsa democracia”. Más adelante se relatan los aportes hechos por China a la estabilidad, el progreso y la seguridad global. Desde el aporte realizado en la pandemia, fue el único país que propuso sociabilizar las patentes de las vacunas anti COVID 19. Hace más de 45 años que no participa en ninguna guerra. Es el país que más efectivos brindó a las misiones de paz de NU. Condonó deudas a decenas de países africanos. Realizo más de 130 obras de infraestructura en varios países. Acercó a estados enfrentados y sin relaciones diplomáticas como Arabia Saudita e Irán. Ofreció a la comunidad internacional la iniciativa BRI. Fue uno de los precursores de la asociación más importante del mundo emergente, la BRICS. Socorrió a varios países, sometidos a la extorsión de los organismos de crédito internacionales, con los aportes de los swaps. Planteó un preacuerdo de paz de 12 puntos para frenar la guerra en Ucrania. Se pronunció reiteradamente a favor de las iniciativas de un alto el fuego en Palestina. Es el único país que cumple con los acuerdos asumidos en las COP. Aspira a la integración nacional por medios pacíficos. Abre la posibilidad de la transferencia de tecnología a países que la necesitan. Convoca, afrontando el costo integral, a iniciativas como las comentadas al inicio de la nota con el único interés de debatir ideas en aras del bienestar de su propio pueblo y del conjunto de la humanidad. China comprende que es imposible su propio desarrollo en un mundo en guerra y catástrofes humanitarias como vivimos hoy. Por último, una reflexión sobre la manera que deberíamos intentar observar estas iniciativas que hoy nos plantea China. Está claro que, para los occidentales, con una mentalidad formateada en la mercantilización extrema, donde nada se entrega sino es a cambio de algo, donde lo material tiene una preponderancia casi exclusiva, donde campea el individualismo y el egoísmo, se nos hace difícil aceptar que una gran potencia ofrezca una salida desinteresada. Dos aspectos nos pueden ayudar a reflexionar, en primer lugar, la relación que tiene China con sus vecinos inmediatos, las obras de infraestructura que financió y los acuerdos de cooperación que alcanzaron los países del área son ejemplares, y en segundo lugar investigar la historia de China y de la República Popular. Nos encontraremos con algunas sorpresas en el sentido de poder ver que hay otra forma de mirar el mundo no solo con el prisma occidental, por ejemplo, podremos observar que la prioridad de lo comunitario por sobre lo individual es un concepto que está instalado desde hace milenios en la cultura oriental. La fórmula ganar-ganar, que repiten permanentemente, no es una consigna demagógica sino una filosofía que tiene sus raíces en la extensa historia de este pueblo. En los viajes del marino Zheng He, alrededor del mundo, cuando China era la primera potencia mundial, a principios del siglo XV, con el propósito de visitar los reinos con los cuales la dinastía Ming deseaba tener vínculos, no llevaba armas sino regalos. El esfuerzo que demandó la organización de los tres encuentros presenciales no hace más que corroborar que existe otra escala de valores y que en ese país se va alcanzando un nuevo equilibrio entre el fantástico desarrollo logrado de las fuerzas productivas, un crecimiento espiritual en sintonía con la armonia del proceso y una responsabilidad internacional a la altura de las exigencias de la época. CEFMA-IADEG-IDEAL

* IADEG-IDEAL-CEFMA

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola necesitamos actualizar el valor de las suscripciones a Cuadernos de Bitácora. Cómo lo sabes no condicionamos a nadie a que tenga que pagar para leernos. En función de ese principio de decidi vos mismo la actualización que te cuadra. Acá van las tres sugerencias. La menor de $1200.- Luego por $1500.- y finalmente si estás en condiciones de pagarlo y crees que nuestro trabajo lo merece $2000.- Muchas gracias por tu colaboración:👇

Para suscribirte por $1200/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $1500/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $2000/mes, hacer clic aquí.

 

Regresar al

Sumario N°21

Sumario N°20

Sumario N°19

Sumario N°18

Sumario N°17

Sumario N°16

Sumario N°15

Sumario N°14

Sumario N°13

Sumario Edición Especial Rusia

Sumario N°12

Sumario N°11

Sumario N°10

Sumario N°9

Sumario N°8

Sumario N°7

Sumario N°6

Sumario N°5

Edición Especial Perú

Sumario N°4

Sumario N°3

Sumario N°2

Sumario N°1