Seleccionar página
Congo Brazzaville: la vida por trabajar

Guadi Calvo *

Publicado: lunes, 11 diciembre 2023

Unas cuarenta personas murieron y ciento sesenta resultaron heridas, tras la estampida producida, el pasado lunes veinte, frente al Estadio Michel d’Ornano, de la ciudad de Brazzaville, capital de la República Popular del Congo (RPD). La gran mayoría de las víctimas eran jóvenes, de entre dieciocho y veinticinco años, que concurrían, a una convocatoria del Ejército para seleccionar mil quinientos reclutas. Las fuerzas armadas y de seguridad, son una gran fuente de empleo, junto a las petroleras, casi las únicas, en un país, jaqueado por una desocupación crónica.

Esta cifra supera el cuarenta y seis por ciento, la mitad de ellos jóvenes. Por lo que la pugna por un puesto de trabajo, y más en las fuerzas armadas, que garantiza un sueldo seguro y otros beneficios, provocó que una verdadera muchedumbre se haya convocado a las puertas del estadio, capacidad para unas veinte mil personas, la que rápidamente desbordó.

La lucha entre los concurrentes por alcanzar a entregar sus solicitudes de incorporación, parece haber sido la chispa, para que estallaran los incidentes, que provocaron la tragedia: empujones, golpes, caídas y la corrida final, donde se habría producido la mayoría de las muertes, por sofocamiento, golpes y aplastamientos.

Rápidamente, las autoridades, articularon un comité de crisis bajó las órdenes del primer ministro, Anatole Collinet Makosso, que instrumentó una serie de medidas, desde los primeros auxilios, al apoyo financiero para a las familias de las víctimas, haciéndose el estado cargó de asistencia médica y los funerales. Además de declarar día de luto nacional el veintidós de noviembre. Más allá de las causas directas del accidente, un monumental fallo de la organización, que no calculó una afluencia, mucho mayor al número a cubrir.

La gran convocatoria, junto a la violencia generada a partir del cierre del estadio, dejan al descubierto una realidad que, abarca a la inmensa mayoría de los ciudadanos congoleños, la falta de trabajo, por lo que un puesto laboral, es suficiente razón para arriesgar la vida.

La gran mayoría de los casi seis millones de naturales, y particularmente los jóvenes, están desocupados. Según el Banco Mundial, el cuarenta y siete por ciento de la población, tiene menos de dieciocho años, y es ese segmento, el que registra la mayor tasa de desempleo, con un cuarenta dos por ciento. El espectro laboral está representado por un setenta y cinco por ciento de trabajadores informales, cuentapropistas, en empleos de muy baja productividad.

Mientras la inmensa mayoría de la población vive en situación de extrema pobreza, sin electricidad, redes sanitarias y agua potable, una pequeña minoría, asociada, al sector petrolero, y a la dictadura del presidente Denis Sassou-N’guesso, en el poder desde 1979, con un interregno desde 1992 a 1997, se exhibe obscenamente rica.

El Congo-Brazzaville, como se conoce a la RPD, para no confundirlo con sus vecinos del sureste, la República Democrática del Congo (RDC) o Congo-Kinshasa, es el tercer productor de crudo de África Subsahariana y esas riquezas jamás han desbordado a los sectores más necesitados. Qué concentrados en la subsistencia diaria y sometidos por un sistema represivo perfectamente aceitado, donde las desapariciones, torturas y las ejecuciones sumarias, son el pan de cada día, no genera mayor resistencia a la dictadura.

Les Bébés Noirs, la otra salida laboral. 

Para las grandes mayorías juveniles, frente a la imposibilidad de conseguir trabajo, fuera de la informalidad o las fuerzas armadas y de seguridad, la última opción, o la primera en muchos casos, son las bandas conocidas como los Bébés Noirs (Bebes Negros).

Un fenómeno, que exhibe claramente la fuerte crisis social del país, estas bandas cuyos componentes van desde los doce a los veinticinco años, atacan en manada, violan, roban y en muchos casos matan por botines mínimos. 

La presencia de estos grupos juveniles, junto a la prepotencia policial, hace que la población civil tenga perfectamente a estos dos sectores individualizados como los dos mayores factores de inseguridad. Es frecuente que la policía, entrenada por Francia, actúe con total impunidad, no solo a la hora de reprimir, sino también al momento de exigir coimas a los comerciantes y transportistas, para que les permitan trabajar. A tal grado que, en muchas áreas de Brazzaville, han empezado a surgir grupos de autodefensa, que protegen a los civiles, tanto de la policía, como de estas bandas juveniles.

Los Bébés Noirs, surgieron siete años atrás y hoy, ya se han convertido en parte del paisaje urbano en Brazzaville, cómo lo son las maras centroamericanas, operan libremente en amplios sectores de la capital.

Desde barrios como Talangaï, Moungali o Poto-Poto, a los que la policía no suele aventurarse, cientos de jóvenes empiezan a emerger al anochecer, después de consumir grandes cantidades de alcohol y drogas, abandonado sus guaridas en los callejones de arena y chapa, que los circundan los barrios.

Reconocibles por sus bermudas, remeras de colores, que identifican su pertenencia a tal o cual camándula, casi todos, si exhiben con ostentación un machete colgado de la cintura. 

Estas bandas, a diferencia de las míticas Salvatrucha y Barrio 18 o las que operan con la misma metodología en Estados Unidos y Europa, carecen de organización estructurada en jerarquías, no pretenden dominio territorial y al parecer su único fin parece ser la violencia per se. Ya que el robo, el arrebato y los saqueos, son alternativas dadas sólo por circunstancias favorables. De no estar en guerra entre ellas, se entretienen en molestar a los transeúntes, hostigándolos. para hacerles alguna cicatriz.

Es esa misma estructura anarquía, sin jefes, y sin asentamiento fijo, lo que complica a la policía a adelantarse a sus acciones y producir detenciones, más allá de que muchos son menores y, por lo tanto, inimputables. A estas dificultades se le suma que son escasas las denuncias en su contra, ya que cuando se han producido, los castigos aplicados por los Bébés Noirs, a sus denunciantes, puede ser desde mutilaciones, hasta la muerte, del “bocón” o la de algún familiar. Estas venganzas ya han registrado decenas de muertos y miles de mutilaciones, que pueden ir desde un dedo a un brazo, según sea la gravedad de la delación.

Las autoridades congoleñas, desde el 2015, han lanzado periódicas operaciones de limpieza contra estas bandas, pero ninguna ha funcionado, por lo que no sería extraño que la policía utilices los servicios de los Bébés Noirs, para algún tipo de “trabajo”, como tráfico de drogas o escoltas de cargamentos narcos, por los que las detenciones son escasas, aunque sí tienen un límite que no pueden cruzar atacar los lokumu na bozwi‘, en jerga brazzavillense, burguesía o clase alta.

Los pocos detenidos que han llegado a juicio, más allá de ser condenados, en poco tiempo quedan en libertad, listos para volver a actuar.Se cree que los Bébés Noirs, están trabajando en conjunto con las kulunas, pandilleros de la República Democrática del Congo, por lo que ahora se está produciendo una ola de expulsiones de pandilleros desde Brazzaville a Kinshasa y viceversa, donde siguen delinquiendo, con la responsabilidad de un buen trabajador, aunque le cueste la vida.

* Escritor, Analista Internacional: especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. Nuestro periodista especializado en tierras raras...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola necesitamos actualizar el valor de las suscripciones a Cuadernos de Bitácora. Cómo lo sabes no condicionamos a nadie a que tenga que pagar para leernos. En función de ese principio de decidi vos mismo la actualización que te cuadra. Acá van las tres sugerencias. La menor de $1200.- Luego por $1500.- y finalmente si estás en condiciones de pagarlo y crees que nuestro trabajo lo merece $2000.- Muchas gracias por tu colaboración:👇

Para suscribirte por $1200/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $1500/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $2000/mes, hacer clic aquí.

 

Regresar al

Sumario N°21

Sumario N°20

Sumario N°19

Sumario N°18

Sumario N°17

Sumario N°16

Sumario N°15

Sumario N°14

Sumario N°13

Sumario Edición Especial Rusia

Sumario N°12

Sumario N°11

Sumario N°10

Sumario N°9

Sumario N°8

Sumario N°7

Sumario N°6

Sumario N°5

Edición Especial Perú

Sumario N°4

Sumario N°3

Sumario N°2

Sumario N°1