Seleccionar página
COP27 Conferencia Cambio Climático

Grazia Civinini *

Publicado: miércoles, 30 noviembre 2022

LA COP 27ª – LA 27ª CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO EN SHARM EL SHEIJ – EGIPTO

La COP 27ª es la 27ª conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se llevó a cabo del 5 al 18 de noviembre de 2022 en Sharm el Sheij en Egipto, con la participación de 198 países, entre los cuales faltaron nada menos que Rusia y China.

Lograron resultados muy modestos. Mantuvieron el objetivo de un calentamiento global de no más de 1,5 grados que ya se había acordado en el Acuerdo de Paris en 2015. Pudieron establecer un “fondo de compensación de pérdidas y daños por el cambio climático” para que los países desarrollados y mayores culpables históricos paguen por los fenómenos extremos que padece en mayor medida el Sur Global, que trabajarán en la próxima COP 28 en Dubai, Emiratos Árabes. Y prever un sistema de alerta temprana de fenómenos meteorológicos extremos en todos los países del mundo. Otro aspecto muy interesante e innovador es haber reconocido el papel fundamental de les jóvenes, las mujeres y las comunidades indígenas.

Pero aún no han creado el fondo de cien billones anuales previsto en el mismo Acuerdo de París para 2020 para ayudar a los países menos desarrollados en las políticas climáticas. El flujo de financiación climática para esos países en el periodo 2029-20 fue de 803 millones, entre el 31 y el 32% de lo que se necesita para mantener los objetivos de 1,5 o 2 grados.

El concepto de la creación de un Fondo bajo la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático que ayude a los países más vulnerables a asumir el costo económico de las consecuencias del calentamiento global, al que apenas han contribuido con su bajo nivel de contaminación, es fundamental, pero debe ser consistente y no tan poco ambicioso como en la COP 27.

Lo más grave es que nada han hecho con lo básico, o sea con el compromiso de limitar gradualmente  los combustibles fósiles, a los fines de lograr la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, ni de encontrar la salida correcta de la “autopista del infierno” en la que “estamos encarrilados”, para lo cual se necesita invertir masivamente en energías renovables y acabar con la adicción a los combustible fósiles.

Particularmente decepcionada quedó la Unión Europea y su Presidenta Úrsula von der Leyen, que habían intentado que se adoptara un “lenguaje fuerte”, con una petición expresa a los países a abandonar progresivamente el uso de combustibles fósiles y no solo del carbón como plantea la Declaración Final del “Plan de Implementación de Sharm el Sheij”. Se planteó también que desde el Pacto de Glascow de la COP 26 en Escocia se ha perdido mucha velocidad  a causa de la crisis energética per la guerra en Ucrania. 

La innovación y la búsqueda concreta de soluciones reales no fue el espíritu prevaleciente en la COP de Sharm el Sheik. La única propuesta efectiva de cambio fue la de Luis Ignacio Lula da Silva quien hizo a Egipto su primer viaje al exterior de presidente elegido de Brasil.  El  todavía presidente Bolsonaro nunca había participado en esta temática, ni había querido hacer la COP 25 en Brasil que tuvo que pasar a Madrid, ni quiso ir a la COP26 de Glascow, donde Greta Thumberg y miles de activistas lo habían definido como enemigo del planeta. En la Amazonía usó todos los árboles y los bosques que pudo para sus negocios sin el mínimo cuidado ambiental.

Ahora Lula quiere revertir esa política y hacer del cambio climático un compromiso del Estado brasileño, y trabajar para el futuro de su país y del planeta, que “es uno solo y de todos”. Efectivamente en Egipto Lula tuvo más conversaciones con líderes mundiales en un solo día que Bolsonaro en 4 años de gobierno. Planteó que creará la Autoridad Climática, el Ministerio de los Pueblos Originarios y dijo que propondrá relanzar el Fondo Amazonia, creado en 2008 con dinero de Noruega y Alemania y desactivado en 2019. Propuso hacer la COP 30ª de 2025 en la Amazonía, uno de los pulmones del mundo porque hay que acabar con el proceso de degradación que están viviendo los bosques tropicales. Al mismo tiempo declaró que será necesario romper con la subordinación al poder profundo norteamericano. Todo un cambio, recordando que Trump se había declarado en contra del Acuerdo de París y de todo lo que estuviera  en contra del cambio climático.

El otro protagonista importante en Sharm el Sheik fue Gustavo Petro que acaba de cumplir sus primeros 100 días de presidente de Colombia y que, junto con Lula, está preparando un gran plan para el recupero de la Amazonía. Lula y Petro serán lo que promoverán en Latino América la lucha contra el Cambio Climático, una lucha colectiva de integración regional, que incluirá la revitalización del Mercosur, la Unasur y la Celac, y a su vez la integración multipolar con el Grupo Brics.

Decididamente, hay que incorporar e instalar el tema de la reducción de los combustibles fósiles y del carbón, con mucha más fuerza y energía, para que el mundo no se acabe.

* Dra. Ciencias Políticas Universitá La Sapienza di Roma, Lic. Trabajo Social UBA

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuadernos de Bitácora se propone salir cada dos semanas y se distribuirá en la redes sin limitaciones ni pagos como condición para leerla.
No obstante necesitamos suscriptores voluntarios para solventarla. Acá podés apoyarnos:👇

Para suscribirte por $200/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $500/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $700/mes, hacer clic aquí
.

Regresar al Sumario N°5

Edición Especial Perú

Sumario N°4

Sumario N°3

Sumario N°2

Sumario N°1