Seleccionar página
Las consecuencias de la victoria de la ultraderecha en Italia

Grazia Civinini *

Publicado: jueves, 13 octubre 2022

La victoria de Giorgia Meloni en las elecciones parlamentarias del pasado 25 de septiembre de 2022 es preocupante para Italia, Europa y el mundo. Y además tampoco están claros los cambios profundos que se van a producir. 

Es la primera vez que gana la alianza de ultraderecha y derecha formada por Fratelli d’Italia, la Lega de Matteo Salvini y Forza Italia de Silvio Berlusconi. 

El nuevo gobierno se configurará en octubre cuando Giorgia Meloni presente al Presidente Sergio Mattarella su propuesta de ministrxs que sucesivamente pasará al Parlamento para su aprobación. Jurará como Presidenta del Consejo de Ministrxs durante octubre.

Giorgia Meloni, romana de 45 años, se declara “Dios, Patria y Familia”. De joven hacía parte del MSI – Movimiento Social Italiano- un partido surgido del fascismo. Y se declara admiradora de Benito Mussolini, justo a los 100 años de la Marcha sobre Roma del 27 de octubre de 1922. Quiere tomar medidas xenófobas como cerrar las fronteras para “proteger a Italia de la islamización” y “a Europa del remplazo étnico actualmente en curso” como Mussolini lo hacía con los judíos. Propone un “bloqueo naval del Mediterráneo”. Su probable ministro del Interior Matteo Salvini seguramente lo hará como lo hizo, cuando ocupó ese cargo en 2018 con Giuseppe Conte y cerró los puertos a las barcazas, mayoritariamente en la Isla de Lampedusa, para que los migrantes que escapaban de África u otros continentes no pudieran ingresar a Italia, yendo en contra de la solidaridad internacional de barcos como Open Arms, Emergency, Sea Watch y provocando unos 2000 muertos. 

¿Porqué Meloni no quiere saber nada del aborto, del feminismo y de las diferencias? Es principalmente para que las mujeres blancas tengan más hijxs, por supuesto blanquxs, en un país con una tasa de nacimientos extremadamente baja y con más ancianxs en el mundo. Que les migrantes desaparezcan es lo principal, para lograr la defensa de  “la familia natural” contra el lobby LGTB y los “valores universales de la cruz contra la violencia del Islam”.

Claramente rechaza todos los impuestos. Está en contra de la única ley que otorga una ayuda social, que promovió Giuseppe Conte, del anterior “5 Stelle”, y que el Partido Democrático –PD- el único partido entre comillas de izquierda, no pudo sostener.

En política internacional Giorgia Meloni está muy cerca de los Estados Unidos y del Partido Republicano de Donald Trump. Efectivamente como nunca la dominación cultural, financiera y económica de los Estado Unidos ha llegado a un nivel tan elevado. Las guerras que desde siempre estuvo Washington provocando en el mediterráneo Oriental, en Libia, en el Medio Oriente, en Afganistán. Y ahora la guerra con Rusia y Ucrania complica mucho a la Unión Europea. Cambió todo.

Hace tiempo que Meloni dice que quiere que Italia salga de la Unión Europea. Pero ahora ella mitiga mucho su discurso. Sabe que no puede ponerse en contra de las instituciones europeas. Necesita los 200 millones de euros que el programa de reactivación le ha destinado a Italia. En particular tiene que cuidar las relaciones con Emmanuel Macron, que es laico, proeuropeo y defiende los derechos al aborto, al feminismo y a las diferencias. Meloni es muy prudente y muy hábil políticamente, coherente en percibir los cambios profundos de la Unión Europea que ha perdido sus valores tradicionales, en particular al antifascismo, una Europa que no sabe adónde ir, con una derecha perdida y una izquierda sin lideres legítimos ni ideas. Es justamente de esta falta ideológica que se benefician los neonazis y los fascistas como Meloni. Y ella está muy atenta y prudente, moderando sus iniciativas anteriores.

Sabe que se trata de una generación a la cual parece no importarle nada de lo que está ocurriendo en el país ni del futuro de Italia y tampoco de ellxs mismxs y sus familias. La participación en las elecciones del 25 de septiembre fue muy baja, del 64% contra el 74% de las elecciones del 2018. La abstención fue el primer partido de Italia, llegando a un nivel histórico más alto del 36% y del 50% entre los jóvenes. Hay que tener presente que votar es obligatorio en Italia, pero si no se va a votar, no hay ninguna sanción, por lo que es fundamentalmente un compromiso político que hoy se está debilitando.

Hay muchas ultraderechas en Europa que están royendo el cuerpo de la democracia, los dos países con mayor proporción de voto ultraderechista son Hungría con Víctor Orban con el 60% y Polonia con el 50%. Marine Le Pen en Francia reunió a más del 40% del electorado, tiene 89 diputados y promueve la “Francia para los franceses” y la “preferencia nacional” que busca trabajo y privilegios nacionales para los franceses. Disputó la segunda vuelta de las presidenciales con Macrón. Globalizó un fascismo que se presenta sin memoria de sí mismo y limpio de toda culpa. La extrema derecha de los Demócratas en Suecia tiene menos votos pero está creciendo, tenemos a Vox en España así como en Brasil se han destruido inmensos logros desde el golpe contra Dilma en 2016 y con la presidencia de Bolsonaro. Y en Lima acaba de ganar la alcaldía un rezago del terrorismo de estado. 

Las ciudadanías están muy empobrecidas políticamente. Las ultraderechas son muy hábiles en captar y aprovechar ese empobrecimiento. Las izquierdas son reticentes, casi pusilánimes en impulsar programas de transformación radical. Y Meloni, que ha sacado solo un escaso 26% está viendo qué ocurre y adonde ir.

El mundo se encuentra en un incierto y peligroso cambio. En América Latina tenemos la mayor posibilidad de encontrarle una salida democrática y de construir un mundo más vivible. Europa no la tiene.

* Dra. Ciencias Políticas Universitá La Sapienza di Roma, Lic. Trabajo Social UBA

2 Comentarios

  1. Avatar

    «casi pusilánimes» o hay dificultades que no se saben encarar. Deng pudo en China. A partir de definir colinas decisivas y llanuras que de deben conceder… Hay que recrear la sabiduría marxista implicada en la NEP de Lenin…

    Responder
  2. Avatar

    Nos interesaría recubir mas información gracias

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuadernos de Bitácora se propone salir cada dos semanas y se distribuirá en la redes sin limitaciones ni pagos como condición para leerla.
No obstante necesitamos suscriptores voluntarios para solventarla. Acá podés apoyarnos:👇

Para suscribirte por $200/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $500/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $700/mes, hacer clic aquí
.

Regresar al Sumario N°3

Sumario N°2

Sumario N°1