Seleccionar página
Peculiaridades, hechos e hipótesis

Ruben Guzzetti *

Publicado: lunes, 13 febrero 2023
Pintor expresionista ecuatoriano Oswaldo Guayasamín

La etapa de la transición sistémica que atravesamos tiene por lo menos dos características muy singulares. 

Por un lado, la extremada aceleración de los procesos en desarrollo de la mano de la tercera revolución industrial encabezada por la ciencia y la tecnología manifestada en los cambios permanentes de las denominadas TICs (tecnologías de la información y la comunicación). Los cambios tienen tal magnitud y velocidad que nuestra capacidad de comprensión y adaptación se ven superadas ampliamente. Esto nos provoca innumerables abismos en nuestro modo de vida, difícil de asimilar en tiempo real. 

La otra particularidad del momento son los giros permanentes, y muchos de ellos copernicanos, en las tácticas y estrategias del sector que en la contienda sistémica busca torcer el rumbo de la historia para sostener un poder unipolar, cada vez más cuestionado y anacrónico. La democratización de los medios de comunicación producido por las nuevas tecnologías y la crudeza de la realidad comienzan a hacer cada vez más infructuoso el esfuerzo de los medios concentrados para manipular la opinión pública. El último ejemplo de esta afirmación lo tuvimos el pasado domingo 5 de febrero en el Ecuador con el contundente triunfo de Revolución Ciudadana, a pesar del bombardeo mediático a la población y la persecución judicial a los líderes populares. 

Es decir que las estrategias de la anglo esfera (Reino Unido, EE.UU. y socios menores, representantes del poder económico y financiero globalizado) que hoy parecen firmes y duraderas, mañana son descartadas y echadas al canasto de los residuos en forma inesperada. Nada es permanente, todo es volátil, lo que hoy sirve mañana es perjudicial sostenerlo. Esta realidad nos lleva a seguir muy de cerca los acontecimientos para tener un pulso más o menos cercano a la realidad con los medios de que disponemos. En este sentido hay que ser conscientes de que en general tenemos acceso solo a una parte de la información. Salvo raras excepciones, dentro del grupo de personas dedicadas al análisis geopolítico, entre los que podríamos contar a Alexander Dugin, Thierry Meyssan y Pepe Escobar, el resto de los mortales tenemos fuentes de datos mucho más limitada. 

Sin embargo, en los últimos días han ocurrido algunos acontecimientos y declaraciones de altos funcionarios que nos estarían indicando que estamos asistiendo a un posible cambio de estrategia, aconsejado por los centros de pensamiento occidentales para tratar de avanzar hacia los objetivos trazados públicamente: desgastar, debilitar y si es posible desmembrar a un “rival molesto”, la Federación de Rusia (F de R) e ir por el verdadero “enemigo existencial del orden basado en (sus) reglas”, establecidas post Bretton Woods en 1944, es decir la República Popular China. Esta afirmación figura explícitamente en documentos como el emitido por el informe anual del Consejo Nacional de Seguridad de EE.UU. en su primer informe sobre Estrategia Nacional del gobierno de Biden, del año 2021¹. 

Veamos: 

Tanto las declaraciones de Angela Merkel como las de Francois Hollande, pusieron de manifiesto la génesis del conflicto en Ucrania y como las potencias occidentales fueron planificando la provocación a la F de R para hacerla reaccionar o resignarse y someterse, utilizando el tiempo en que transcurrieron las conversaciones de Minsk I y II para armar y preparar a las FFAA de Ucrania. 

El pasado 4 de febrero en una extensa entrevista otorgada al canal 12 de Israel, el ex primer ministro de ese país Nastali Bennett explicó como los líderes de Francia, Alemania, EE.UU. y el RU, especialmente Boris Johnson, en un viaje relámpago a Kiev en marzo de 2022, frustraron las promisorias conversaciones de paz que se habían iniciado en Estambul unos días antes. La estrategia en ese momento era una guerra prolongada contra Rusia y tratar de reproducir, en Ucrania, el empantanamiento que sufrieron las tropas soviéticas en Afganistán en 1979, lo cual fue uno de los factores de la caída de la URSS. 

EE.UU. y el RU después de atentar contra los gasoductos Nord Stream I y II, lograron terminar de obstruir el aprovisionamiento de energía rusa a Europa, vendiendo su GNL, las transnacionales fabricantes de armas estaban en su plenitud. 

El poder anglosajón logró: alejar a Alemania de Rusia, dificultar la conectividad de la Ruta de la Seda por la zona, llevar a la admirada Europa a condición de colonia, desatar una andanada de medidas coercitivas ilegales (sanciones), nunca vistas antes por su magnitud, contra la Federación, robarle a Rusia U$S 300 mil millones depositados en bancos occidentales, todo lo cual dejaba a los globalistas satisfechos en occidente y el plan de golpear a Rusia para después ir por China marchaba según lo previsto. 

La prolongación de la guerra era la estrategia. 

Pero algo fue cambiando: 

La Federación con un presupuesto militar de menos del 10 % del de EE.UU. desarrolló armas como las hipersónicas sacándole una ventaja de más de 10 años a las potencias occidentales. La Federación, lenta, pero en forma segura continúa recuperando 

territorios en el Donbas. También Occidente teme una ofensiva rusa en la primavera boreal que podría poner al borde del colapso militar a las fuerzas ucranianas. 

La rusofobia desatada internacionalmente en los primeros meses del conflicto pierde efecto. Las fuerzas neonazis revitalizadas por Occidente, después de 70 años, van quedando desnudas ante la opinión pública mundial. 

Las sanciones” en lugar de debilitar la economía rusa la fortaleció. Los recursos energéticos, petróleo y gas, que dejaron de ir a Europa comenzaron a fluir a India, Turquía, China y otros países, reemplazando con creces el supuesto daño ocasionado. 

El rublo, que en los primeros meses de la Operación Militar Especial se devaluó, superó el momento y hoy está más revaluado que antes del conflicto. 

La imagen del presidente Putin, que se esperaba cayera estrepitosamente con el conflicto, hoy supera el 75% de reconocimiento positivo en la sociedad eslava. 

Toda la censura descargada sobre los medios rusos no pudo impedir que gran parte del mundo hoy se informe por esos medios. El inefable Joseph Borrell acaba de declarar ante ELPAÍS.cr, sin sonrojarse, que eliminar los medios rusos en Europa es para proteger la libertad de expresión, pero le parece insuficiente. 

Organizaciones como los BRICS, la OCS, la UEE, la UA, la Celac, que apostaron a debilitar en el reseteo planificado de caos controlado, están más vivas y dinámicas que antes. 

El otrora poderoso dólar ve debilitada su influencia por los acuerdos entre países para comerciar con monedas locales. Rusia e Irán acaban de anunciar que sus sistemas bancarios operarán con el SPFS (Sistema de transferencia de mensajes financieros) ruso, por fuera del SWIFT, controlado por EE.UU. El mega acuerdo entre la RPCh y Arabia Saudita que pasará a exportar el 25 % de su petróleo a China, lo hará en yuanes y las empresas vinculadas operaran en la bolsa de Shanghái.  Argentina y Brasil anunciaron la creación de una moneda común por fuera del dólar para agilizar e incrementar su comercio. En agosto de este año se realizará un nuevo encuentro de los países BRICS en la ciudad de Pretoria, República Sudafricana, donde probablemente se inaugure el BRICS Plus donde el tema central del conclave será la creación de una nueva divisa basada en una canasta de monedas para facilitar el intercambio comercial. Las deudas externas y el sistema financiero internacional amenazan con descontrolarse. 

Es decir, el escenario se modificó, por lo cual están apareciendo síntomas y declaraciones cada vez más claras para llegar a un dialogo de paz en Ucrania. 

Eso explica que ahora la Rand Corporation, que en septiembre de 2019 había argumentado ante el Senado de EE.UU. la necesidad de involucrar a Rusia en la guerra en Ucrania, en un informe acaba de recomendar ponerle fin al conflicto². 

argumentando que la prolongación de la misma afectaría los intereses de EE.UU., la CIA y otros centros de pensamiento occidentales y agencias de información y espionaje adscriptas al poder profundo coinciden con esta apreciación. 

La propia Victoria Nuland, reconocida guerrerista, acaba de decir que si Rusia accede a dialogar se podría pensar en levantar algunas sanciones. 

Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., en la reunión de ministros de defensa de la OTAN en Ramstein, Alemania, el 17 de enero, manifestó que este año será muy difícil expulsar a las tropas rusas de Ucrania, por lo cual sugería el diálogo. 

Pero es lógico pensar: ¿que puede haber detrás de este giro estratégico? 

Es claro que a pesar de todos los esfuerzos y desastres agravados por los globalistas los resultados no son los esperados. Rusia se fortaleció, China siguió creciendo, aunque con índices más modestos, las potencias occidentales enfrentan una creciente inflación y el malestar de sus ciudadanos, el sistema financiero internacional se debilita, los gobiernos aliados aparecen con mayores dudas y/o cuestionamientos, al verse presionados por huelgas y manifestaciones. 

El tiempo se les acorta, si no hacen algo más contundente ahora, luego puede ser tarde. Tienen por delante las elecciones presidenciales en EE.UU. en 2024, en el mismo año hay elecciones en Taiwán donde tiene posibilidades ciertas de ganar el Kuomintang más cercano a Beijing que el Partido Democrático Progresista actualmente en el gobierno, por lo tanto, la variable tiempo cobra otra dimensión. 

Preparando el escenario 

Nada es casualidad: el gobierno globalista de Biden estimula el armamentismo de Japón y Corea del Sur, Antony Blinken visitó Corea del Sur y dirigentes de ambos países abren la posibilidad del uso de armas nucleares si no cesan las “provocaciones de Corea del Norte”. Kamala Harris acaba de inaugurar, en Filipinas 4 nuevas bases militares estadounidenses en el marco del “Acuerdo de Cooperación de Defensa Mejorada” firmado por ambos países en 2014, que se suman a las 5 ya existentes. La última semana de enero de este año la marina de EE.UU. inauguró la base de Camp Blaz en la isla de Guam donde trasladará cinco mil marines y armamento especializado. 

Este año las autoridades de Taiwán serán invitadas a participar del ejercicio militar “Rimo of the pacific” (RIMPAC 2023). 

Del presupuesto militar estadounidense de este año que será de U$S 858 mil millones, 12 mil millones estarán destinados a Taiwán, de los cuales 5,3 mil millones serán para desarrollar la guerra espacial de la isla. 

El 10 de enero, en conferencia de prensa, Antony Blinken, Lloyd Austin, Yoshimasa Hayashi, ministro de relaciones exteriores de Japón y su par de defensa Yasukazu 

Hamada, calificaron a la República Democrática de Corea y a la RPCh como las principales amenazas en la región. Ambas representaciones firmaron un acuerdo donde EE.UU. se compromete a defender al país asiático con una amplia gama de armamentos, incluidas las nucleares ³. 

El General David Berger, jefe del Cuerpo de Marines fue aún más explícito en una declaración realizada el 18 de enero: “Estamos preparando el escenario en Japón, Filipinas y otros lugares del Pacífico”. 

En los primeros días de enero el primer ministro de Japón, Fumio Kishida, en gira por EE.UU., anunció que firmaron un acuerdo entre ambos países para fortalecer la base militar estadounidense en la isla de Okinawa, la cual además de 18.000 efectivos ahora contará con baterías de misiles Tomahawk. 

La anglo esfera prepara el escenario para justificar un conflicto militar en el Pacífico Sur con la peregrina idea de no esperar más e ir por China, aun sin haber podido domesticar a Rusia, algo así como huir hacia adelante. Para tener mayor posibilidad de éxito trata de reunir la mayor fuerza a nivel planetario, lo que se conoce como la OTAN Global. El tiempo los apremia, la locomotora China y su desarrollo científico-tecnológico pone a Occidente ante la disyuntiva: hacer algo ahora, aunque no se tengan las mejores cartas, o mañana tener que negociar con un mundo multipolar cada vez más fuerte y decidido que crece de la mano de distintos movimientos mundiales por la paz, un nuevo acuerdo de seguridad colectiva y la construcción de una nueva arquitectura financiera internacional. 

Miles de personas se movilizan reclamando por la paz, el Papa Francisco se sumó al reclamo con la propuesta de reunir a las autoridades de los principales 20 países, organizaciones internacionales generan iniciativas para concientizar y movilizar voluntades contra la guerra, como el encuentro internacional convocado el pasado 4 de febrero por el Instituto Schiller en Washington, con la presencia en videoconferencia de dirigentes de 15 estados y más de 7000 participantes de 46 países, entre ellos 14 de Iberoamérica y el Caribe. 

Los pueblos despiertan y enjuician a este modelo que destruye la naturaleza, saquea la riqueza de las mayorías y plantea un futuro de guerras, pobreza, desigualdades e injusticia social. 

Este será un año donde viviremos con un gran riesgo existencial, pero seguiremos marchando en dirección a una nueva sociedad global multipolar que ya nació y da sus primeros pasos en oriente y en el occidente rebelde.


¹ https://www.whitehuose.gov/wp-content/uploads/2021/03/NSC-1

² https://www.rand.org/pubs/perspectives/PEA2510-1.html

³ https://www.infobae.com/america/eeuu/2023/01/12/eeuu-y-japon-anunciaron-el-fortalecimiento-de-su-alianza-para-contrarrestar-las-amenazas-de-corea-del-norte-y-china/ 

* IADEG-IDEAL-CEFMA

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola necesitamos actualizar el valor de las suscripciones a Cuadernos de Bitácora. Cómo lo sabes no condicionamos a nadie a que tenga que pagar para leernos. En función de ese principio de decidi vos mismo la actualización que te cuadra. Acá van las tres sugerencias. La menor de $1200.- Luego por $1500.- y finalmente si estás en condiciones de pagarlo y crees que nuestro trabajo lo merece $2000.- Muchas gracias por tu colaboración:👇

Para suscribirte por $1200/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $1500/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $2000/mes, hacer clic aquí.

 

Regresar al

Sumario N°21

Sumario N°20

Sumario N°19

Sumario N°18

Sumario N°17

Sumario N°16

Sumario N°15

Sumario N°14

Sumario N°13

Sumario Edición Especial Rusia

Sumario N°12

Sumario N°11

Sumario N°10

Sumario N°9

Sumario N°8

Sumario N°7

Sumario N°6

Sumario N°5

Edición Especial Perú

Sumario N°4

Sumario N°3

Sumario N°2

Sumario N°1