Seleccionar página
¿Podrá sobreponerse la izquierda a la derrota del 28 de mayo?

Omar Groisman *

Publicado: jueves, 15 junio 2023

Todavía golpeada por los resultados de las elecciones municipales del 28 de mayo la izquierda española debe prepararse para enfrentarse el nuevo desafío electoral: las elecciones generales del próximo 23 de julio que, en principio, determinarán quién gobernará el país durante los próximos 4 años.

Las recientes elecciones tuvieron una participación que no llegó al 51 por ciento del censo electoral en donde la derecha ganó por unos 760.000 votos, pero con una repercusión mucho mayor ya que el reparto de escaños benefició de sobremanera al PP en detrimento del PSOE; también marcaron la consolidación de la ultraderechista VOX, así como la desaparición de Ciudadanos, una partido al que algunos llamaron “la derecha moderna” que nació a consecuencia de los escándalos de corrupción del Partido Popular y que el 28 de mayo no logró ningún diputado para las comunidades autonómicas y algo más de 300 concejales en los municipios perdiendo alrededor de 2.400.

Renglón aparte hay que tratar el derrumbamiento de Podemos, el partido nacido como consecuencia del movimiento de los Indignados del 15 de mayo de 2011 y que, devenido en partido político, llegó a poner en jaque el sistema bipartidista causándole más de un dolor de cabeza al PSOE en más de una elección. Algo parecido ocurrió con Ciudadanos.

Donde más se notó la debacle de Podemos fue en Madrid, ciudad que los vio nacer y en dónde no alcanzaron el 5 por ciento de los votos que es el piso para poder lograr diputados en la Asamblea de Madrid; quedaron en las puertas de la misma con el 4,80 por ciento de los sufragios. Pero la formación de Iñigo Errejón, (fundador de Podemos junto a Pablo Iglesias, entre otros), con Mas Madrid superó el 18 por ciento de los votos y obtuvo 27 asientos. También le ganó al PSOE por algunas centésimas.

Igual suerte corrió Podemos y la izquierda en general en el resto de las comunidades autonómicas donde hubo elecciones así como en los municipios. Hoy la mayoría de las comunidades autonómicas, las capitales de provincia y los pueblos en general están en manos de la derecha que en algunos casos hizo alianzas con la ultraderechista VOX para poder gobernar.

Ante este panorama, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, decidió disolver el Parlamento y convocar a elecciones generales para el próximo 23 de julio, tal vez para evitar la embestida que iba a lanzar la derecha con el latiguillo: “la gente ya votó en su contra, ¡váyase!”; tal vez para no escuchar acusaciones de su propio partido por haber hecho alianza con Podemos; (un sector importante del PSOE hubiera preferido un acuerdo con la derechista Ciudadanos); tal vez pensando que la idea que había lanzado Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda de su gobierno, de hacer una formación que nucleara a toda las agrupaciones a la izquierda del PSOE no se concretara; tal vez que azuzando en la campaña electoral que se avecina la importancia del “voto útil”; quizá por alguna de estas razones o por un poco de cada una de ellas decide convocar este adelanto electoral.

El mismo tiene algunos escollos. Desde el anuncio que se hizo de la noche del domingo 28 al lunes 29 y la publicación en el Boletín Oficial, hubo muy poco tiempo para la formación de alianzas o nuevas propuestas electorales. Es así que el viernes 9 de junio a las 23:59 venció el plazo para las presentaciones y se veía casi imposible poner de acuerdo a todas las fuerzas a la izquierda de los socialistas para llegar a un acuerdo. Y si se lograba ese acuerdo ¿Podemos quedaba dentro o fuera? Paralelamente empiezan negociaciones entre otras fuerzas políticas del arco de izquierda y progresistas buscando lograr un acuerdo electoral.

A partir de este punto se desarrollan frenéticas negociaciones en todas las fuerzas a la izquierda del PSOE donde se dan muchas acusaciones cruzadas que no ayudan en absoluto a despejar el panorama y lograr un acuerdo que satisfaga a todos. Con la llamada “unidad de la izquierda” todos dicen estar de acuerdo pero hay un escollo: Podemos. Más concretamente la ministra de Diversidades, Irene Montero y Pablo Echenique, portavoz del grupo Unidas Podemos en las Cortes españolas

Sabido es que Irene Montero y Pablo Iglesias despiertan muchos recelos principalmente en los partidos y agrupaciones devenidas de Podemos; también sabemos que la relación de ambos con el cofundador Iñigo Errejón dista mucho de ser cordial, pero la más feroz oposición que encontró Montero fue de parte de Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del gobierno de Pedro Sánchez y ministra de trabajo del mismo. Díaz también era quien capitaneaba la nueva formación de izquierda que buscaba llegar a presentarse antes de que termine el 9 de junio.

Finalmente Yolanda Díaz, tres horas antes de que venza el plazo, logra el acuerdo e inscribe a Sumar para la contienda del próximo 23 J, siendo ella misma quien encabeza la lista de la nueva formación en Madrid, lo que la convierte en candidata a Presidenta del Gobierno.

Son 16 los partidos políticos y agrupaciones las que forman Sumar y que incluye a Podemos… pero con dos vetos: Irene Montero y Pablo Echenique no forman parte de las listas. No está de más aclarar que lo que se presentó el día 9 fue la formación política. Todavía queda una semana y media para que queden definitivamente sellados los nombres de los candidatos. Algunos dirigentes en las filas de Podemos aspiran a que el “veto” sea levantado y finalmente la cuestionada ministra pueda ser candidata. Para otros es una batalla perdida de antemano; los resultados electorales del 28 m marcan una caída importante de podemos en todo el territorio español y piensan que tanto Montero como Iglesias restan más que suman. 

Nadie puede olvidar, nadie debe olvidar que Pablo Iglesias es el político español que sufrió la más terrible persecución por parte de los medios de comunicación. La campaña de Lawfere que se desató contra él fue la más grande de la que se tenga registro en España. La sincronía en el ataque a Iglesias entre periodistas y la justicia fue implacable. No significa esto que no haya cometido errores, ni él ni la ministra Montero ni el portavoz Echenique están exentos de  nada. Pero creo que estos hechos también hay que ponerlos en la balanza y sopesar todo.

Entre los partidos que forman parte de Sumar destacan, además de Podemos, Izquierda Unida, Más País y Más Madrid, Catalunya en Comú, Compromís (Valencia), Los Verdes Equo, Alianza Verde, La Chunta Aragonesista, Drago (Islas Canarias), Iniciativa del Pueblo Andaluz, Batzarre (Navarra), AraMés Baleares (Islas Baleares), Izquierda asturiana. 

Ni bien terminó la presentación de Sumar, su candidata a presidenta Yolanda Díaz, comenzó la campaña marcando que “nos pedíais un acuerdo y lo hemos conseguido Venimos a ganar el país”, presentado también su programa de trabajo. Además, aprovechó la ocasión para cargar contra el candidato del Partido Popular, Alberto Núñez Feijoo señalando que “no sabe cómo vive la gente de nuestro país”.

En tanto, el Partido Popular viene encabezando las encuestas de cara a las próximas elecciones generales donde obtendría 140 diputados (176 es la mayoría absoluta), el PSOE 103. Sabiendo lo tendenciosas que son siempre las encuestas digamos que a partir de esta semana, con una nueva formación de izquierda que ya empieza a militar su programa se abre un nuevo panorama. Dentro de la derechización general que estamos viendo en Europa con gobiernos como el italiano, el británico, el polaco, etc., vemos que en España la diferencia menor a 800.000 votos que obtuvo la derecha se puede revertir. Dependerá en gran parte de cómo se vayan limando las asperezas que hacen al nacimiento mismo de Sumar-

Tampoco debemos olvidarnos del PSOE y de cómo vaya a desarrollar su campaña y de a quién pongan en la mira como su principal escollo. Si centran la campaña pidiendo el “voto útil” en detrimento de Sumar, o si ponen foco en la derecha y la ultraderecha del Partido Popular y de Vox que siguen teniendo su peso y consolidando su electorado a base de sus grandes enemigos: el comunismo, la eta y algún otro fantasma que ande rondando por la vieja Europa.

* Periodista y conductor radial

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola necesitamos actualizar el valor de las suscripciones a Cuadernos de Bitácora. Cómo lo sabes no condicionamos a nadie a que tenga que pagar para leernos. En función de ese principio de decidi vos mismo la actualización que te cuadra. Acá van las tres sugerencias. La menor de $1200.- Luego por $1500.- y finalmente si estás en condiciones de pagarlo y crees que nuestro trabajo lo merece $2000.- Muchas gracias por tu colaboración:👇

Para suscribirte por $1200/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $1500/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $2000/mes, hacer clic aquí.

 

Regresar al

Sumario N°21

Sumario N°20

Sumario N°19

Sumario N°18

Sumario N°17

Sumario N°16

Sumario N°15

Sumario N°14

Sumario N°13

Sumario Edición Especial Rusia

Sumario N°12

Sumario N°11

Sumario N°10

Sumario N°9

Sumario N°8

Sumario N°7

Sumario N°6

Sumario N°5

Edición Especial Perú

Sumario N°4

Sumario N°3

Sumario N°2

Sumario N°1