Seleccionar página
Se agudizan las tendencias, crecen los riesgos y se renuevan las esperanzas

Ruben Guzzetti *

Publicado: viernes, 20 enero 2023

Aunque el titulo parezca contradictorio en sus términos, en los primeros 15 días del año surgen con renovadas fuerzas las particularidades de una transición tan peligrosa como promisoria.

Desde hace algunos años insistimos con la agudización de las principales tendencias de la transición civilizatoria, tal cual la denominamos.

El daño al medio ambiente no parece tener freno, así como una estructura financiera especulativa que concentra riqueza en pocas manos y empobrece al resto.

A pesar de los esfuerzos del sector globalista financiero internacional por detener el declive del imperio y su nave insigne el dólar, esto no deja de ocurrir.

Es decir, las fuerzas unipolares están empeñadas en llevar a la humanidad al borde de su existencia con tal de continuar ejerciendo un poder omnímodo, anacrónico, que encuentra cada vez mayor oposición en el conjunto de los pueblos y en varios gobiernos, por injusto, saqueador, prepotente, antidemocrático y exterminador.

Si bien han planificado la guerra, y su mayor duración, en las oficinas de la Rand Corporation y la Chathan House, y la salida que impulsa el bloque occidental es la permanente asistencia logística, financiera y militar al gobierno títere de Zelenski, el fantasma de Vietnam y Afganistán reaparecen.

No conforme con haber generado la guerra (Proxi) entre dos pueblos hermanos en el este europeo ahora los gobiernos de EE.UU. y del Reino Unido buscan conformar la OTAN global con la peregrina ilusión de detener el curso de la historia.

Esta última semana se acaban de reunir los lideres de la OTAN y de la Unión Europea. Firmaron un acuerdo de 14 puntos entre los cuales sobresale el que sostiene que los 27 países que conforman la UE deben seguir los lineamientos de la OTAN, estén o no incorporados en ella. Una muestra más del sometimiento de Bruselas a las políticas de Washington.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, acaba de hacer una gira por EE.UU., el RU y los países del G-7. A favor del cambio de la constitución nipona (el artículo 9 prohibía al país tener fuerzas armadas que actuaran fuera de su territorio), el primer ministro y el presidente Biden acordaron fortalecer la base militar estadounidense situada en la isla de Okinawa, la cual cuenta con 18.000 tropas del país americano, y rearmarla con los misiles Tomahawk, además de coordinar esfuerzos en áreas de tecnología y seguridad para ir contra China.

Hay que recordar que la mencionada isla es equidistante entre el territorio de Japón y la isla de Taiwán.

El próximo 20 de enero se reunirán en Ramstein (principal base militar estadounidense en Alemania) los ministros de defensa de los países de la OTAN. El principal punto a tratar será la actualización estratégica de la organización respecto a la guerra que llevan contra Rusia.

Tampoco están exentos de estos movimientos, en aras de acumular fuerzas agresivas, el golpe de estado en Perú, el nuevo intento de la derecha santacruceña en Bolivia y lo ocurrido en Brasil el 8 de enero, donde personajes como John Bolton y Steve Bannon han tenido influencia en varios de estos acontecimientos.

Evidentemente la política de alinear a todo Occidente, incluido Iberoamérica, bajo las consignas de la OTAN, para ir contra Rusia y China, se intentan desplegar en todo el planeta.

También en los últimos días el avance de las fuerzas rusas en el frente militar parece romper el equilibrio que existía. La toma de la ciudad de Soledar y el repliegue de las fuerzas del gobierno neonazi de Kiev, con miles de bajas, sostenido por las potencias anglosajonas, están agudizando las preocupaciones de los líderes de las potencias occidentales.

El año comenzó con grandes nubarrones. Hay signos evidentes de escalamiento del conflicto en Ucrania, así como de los preparativos de Occidente para tratar de involucrar a China en un enfrentamiento militar. El congreso de EE.UU. acaba de aprobar un presupuesto militar multimillonario (U$S 878 mil millones) para el año en curso, donde una porción importante del mismo se destinará a Kiev. EE.UU. acaba de decidir enviar misiles Patriot a las FFAA ucranianas. El presidente Putin y el ministro de defensa ruso, Serguei Shoigu, pusieron al frente de las operaciones militares en Ucrania a Valeri Guerasimov, jefe del Estado Mayor del Ejército durante los últimos 10 años, anticipando acciones más contundentes.

Transitamos una etapa peligrosa y contradictoria, mientras el escalamiento de los conflictos y la agresividad del imperio no tiene límite, como quedó demostrado con los misiles ucranianos que cayeron en territorio polaco y rápidamente ese gobierno, el del RU y varias agencias de noticias internacionales intentaron adjudicar a Rusia. El peligro de ataque con falsa bandera está latente.

Mientras tanto, la otra tendencia, empeñada en la construcción de un mundo multipolar avanza paulatinamente, se desarrollan acuerdos, procesos y manifestaciones en otra dirección a la dictada por Washington y Londres.

Las medidas coercitivas ilegales contra Rusia representan un rotundo fracaso para el bloque anglosajón. El país eslavo fortaleció su moneda y está exportando más petróleo y gas que antes del 24 de febrero de 2022.

El pasado 6 de diciembre el presidente Xi Jinping hizo una visita histórica a Arabia Saudita. En la misma se firmaron 34 acuerdos entre ambos países y lo más importante es que acordaron comerciar el petróleo que importa China de ese país en yuanes. Este dato tiene sin dormir a los máximos dirigentes del capital financiero globalizado, ya que significaría un duro golpe a los petrodólares y a la hegemonía unipolar. Además, el presidente Xi Jinping se reunió con los 22 representantes de los países árabes y con los 6 que conforman el Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico (Irán, Omán, AS, Kuwait, Qatar y Bahréin).

Como viene ocurriendo desde las últimas décadas nuestra región es una voz dinámica de resistencia y propuesta que augura cambios. El próximo encuentro de los presidentes de la CELAC en Buenos Aires, el 24 de enero, y la participación popular en ese acontecimiento sin duda será un gran aporte a la marcha del mundo al encuentro de un nuevo sistema multipolar y policéntrico.

El presidente Alberto Fernández en su carácter de presidente pro tempore de la organización invitó al encuentro a Xi Jinping y a Joseph Biden.

Entre el 12 y el 13 de enero en la India se reunieron representantes de 120 países que conforman las “Voces del Sur Global”. En el discurso inaugural el primer ministro Narenda Modi expresó que vivimos una crisis que no fue creada por los países del sur e hizo un llamado a unirnos en una voz única para, así como en el siglo pasado terminamos con el colonialismo ahora debemos construir un nuevo sistema global.

Asimismo, crecen tanto los acuerdos y la influencia de los BRICS, la OCS, la UEE y se siguen sumando los países que adhieren al Banco de Inversiones para la Infraestructura (BAII, por sus siglas en inglés), creado para financiar las obras de la Nueva Ruta de la Seda, así como nuevos estados suscriben el protocolo de ingreso a la BRI (Belt and Road Iniciative).

La estrategia común, en varias áreas, entre China y Rusia no deja tener cada vez mayor dimensión e impacto global.

Junto a estos aspectos auspiciosos habría que sumar la llegada de Lula al gobierno de Brasil y su fortalecimiento luego del primer intento fallido de golpe ocurrido a una semana de su asunción.

La resistencia del pueblo peruano también nos está indicando que a las aventuras golpistas y desestabilizadoras en la región no se les hace tan sencillo imponerse y mucho menos estabilizarse en los gobiernos. La dictadora Jeanine Añez solo se sostuvo en el gobierno por 11 meses.

Está claro que las tendencias se profundizan, pero también los riesgos de conflicto nuclear.

Como sabemos la guerra entre Ucrania y Rusia está terminada hace muchos meses, ahora el conflicto es entre Rusia y las potencias occidentales representadas por la OTAN. El riesgo radica fundamentalmente en que alguno de los dos bandos sufra una derrota catastrófica lo cual lo puede inducir a una locura nuclear. Como se suele afirmar ninguna potencia nuclear pierde una guerra en los tiempos modernos, salvo que se produzca un cambio radical en su política interna.

Por lo tanto, lo más aconsejable es el dialogo y a través del mismo encontrar una fórmula donde quede algo disimulada la derrota de algún sector. Esto es tarea de la política.

Los sectores populares debemos crear una masa crítica que contenga a los más díscolos e impulse a tanto gobernante timorato suelto a perder el miedo a enfrentar el poder concentrado.

La historia nos está mostrando que el poder acumulado por el capital financiero internacional es enorme pero no omnímodo, enfrentarlo y salir airoso es posible, solo falta que los pueblos nos convenzamos del poder que tenemos, elevemos nuestra autoestima y pongamos nuestra energía en la unidad y la organización, dejando de esperar todo de los gobiernos.

Para que un nuevo mundo sea posible debemos comenzar a soñarlo.
Para que una globalización virtuosa sea realidad debemos comenzar a imaginarla.

* IADEG-IDEAL-CEFMA

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuadernos de Bitácora se propone salir cada dos semanas y se distribuirá en la redes sin limitaciones ni pagos como condición para leerla.
No obstante necesitamos suscriptores voluntarios para solventarla. Acá podés apoyarnos:👇

Para suscribirte por $200/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $500/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $700/mes, hacer clic aquí
.

Regresar al Sumario N°5

Edición Especial Perú

Sumario N°4

Sumario N°3

Sumario N°2

Sumario N°1