Seleccionar página
Ucrania. Tres escenarios posibles

Ruben Guzzetti *

Publicado: lunes, 27 febrero 2023

Los datos de la realidad nos muestran el peligroso escalamiento de las tensiones entre los dos
bloques que se enfrentan en el conflicto civilizatorio en curso.
Los gobiernos de EE.UU., el R.U. y los países más desarrollados de Europa se muestran
dominados por los sectores mas guerreristas haciendo una defensa cerrada de sus ambiciones
y privilegios de clase, aun a riesgo de sacrificar sus propios pueblos. Estas fuerzas unipolares se
enfrentan a una resistencia cada vez mas unida y poderosa de las potencias que pugnan por un
mundo multipolar y pluricultural.
Los encuentros y cruces verbales de las últimas semanas nos develan una confrontación
espiralada que nos hace entrar en una zona de alto riesgo de guerra total y de invierno
nuclear, como consecuencia inmediata.
En la tercera semana del mes de febrero se desarrolló la 59na Conferencia de Seguridad en
Múnich, en la misma y con la presencia de representantes de aproximadamente 100 países
con la exclusión de Irán y Rusia, los lideres de la anglo esfera coincidieron en hacer mayores
esfuerzos para seguir proveyendo de armamentos letales al gobierno filonazi de Kiev. En dicha
conferencia Anthony Blinken manifestó que EE.UU. tiene pruebas (después desmentidas por
otros altos funcionarios de su propio país) de que China suministrará armas a Rusia, por su
parte, Wang Yi, director de la Oficina de la Comisión Central de Asuntos Exteriores del Comité
Central del PCCh respondió que el que alimenta permanentemente con armas el conflicto es
EE.UU. no China. Wang acaba de pasar por Moscú, se entrevistó con Putin y Lavrov, ratificando
la solidez del tratado de amistad entre ambos países.
En política los gestos guardan un alto valor simbólico. Putin recibió a Wang en el mismo salón
donde se había encontrado con el presidente Macron días antes del inicio del conflicto en
febrero de 2022. En esa oportunidad, todos recordamos la enorme distancia que separaba a
los mandatarios, ya que los mismos se sentaron a la mesa oval en los extremos más alejados,
ahora los funcionarios, chino y ruso, lo hicieron, en la misma mesa, pero donde los extremos
están más cerca.
Mientras tanto el representante ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, solicito la formación de una
comisión imparcial para investigar lo que ya es público y evidente después de la investigación
del periodista Seymour Hersh, es decir, la responsabilidad de instituciones y organismos
estadounidenses, noruegos, británicos y finlandeses en el atentado terrorista a los gasoductos
Nord Stream.
Al mismo tiempo, y para distraer la atención, el complejo hollywoodense de los medios más
concentrados puso en marcha la serie “los globos chinos amenazan los valores del mundo
libre”. Si todo lo que nos convoca no fuera tan preocupante movería a risotadas.
Pero lo cierto es que en lugar de distenderse la situación se complica. El presidente Putin
acaba de anunciar, en su discurso anual ante la Duma, el Consejo de la Federación, miembros
de las FFAA y personalidades destacadas, que Rusia suspende su participación en el acuerdo
START III o Nuevo START, que se había firmado en 2010 por Barak Obama y Dimitri Medvédev,
entrado en vigencia en 2011 y reafirmado por 5 años más en 2021, hasta 2026.
El motivo de la reacción rusa se debió a un planteo de la OTAN para verificar las instalaciones
de los arsenales. Esto fue considerado improcedente dada la situación actual. Los acuerdos
START que vienen de la década del 60 del siglo XX se iniciaron para regular y eliminar
progresivamente armas estratégicas entre ellas las nucleares.
Otro dato que enciende nuevas alarmas fue la decisión tomada el 17 de febrero en Bruselas
por los ministros de defensa de la OTAN. De ahora en mas la organización (terrorista) no
necesitará ajustarse al artículo 5to del estatuto de la organización (el mismo establece que la
OTAN esta habilitada a entrar en guerra cuando uno de sus miembros sea agredido), ni
tampoco se requerirá ahora la unanimidad de los votos para entrar en un conflicto, solo
bastará una mayoría simple.
El viernes 24 de febrero se cumple un año del inicio de la Operación Militar Especial en
Ucrania. La guerra que Occidente desató contra el Donbas desde hace 9 años a dejado miles de
víctimas, millonarias pérdidas materiales, recrudecimiento de la crisis energética, inflación
desbocada, aumentos impensados en los precios de los alimentos, ganancias escandalosas de
las transnacionales, especialmente las vinculadas a la fabricación de armas, desigualdad
creciente, agravamiento del equilibrio ecológico, y otras consecuencias directas que afectan la
calidad de vida de los pueblos.
Evitando entrar, en esta oportunidad, en las causas y responsabilidades sobre el conflicto,
surge un interrogante: ¿Cuáles podrían ser los posibles escenarios en un futuro inmediato?

Escenario 1

Rusia es derrotada.
Para que esto ocurra y se cumplan los sueños de los globalistas-guerreristas de Washington,
Londres y Berlín como Victoria Nuland, Antonhy Blinken, Jake Sullivan, Liz Truss y Annalena
Baerbock, entre otras y otros, debería producirse un cambio de gobierno en la Federación,
como consecuencia de una crisis social y económica que provoque la desestabilización política,
a eso apostaron. De esta manera el país caería en las garras de las fuerzas unipolares y
asistiríamos a la creación de varios pequeños y débiles estados dominados fácilmente por
Occidente (situación similar al desmembramiento provocado en la ex Yugoslavia en 1999),
quienes dispondrían de enormes recursos naturales, pudiendo ir sobre China en inmejorables
condiciones.
Pero lo que ocurre es todo lo contrario: la economía rusa se robustece, el fracaso de las
medidas coercitivas ilegales es evidente, el rublo se revitaliza respecto del dólar, el amor a la
patria y el orgullo nacional están uniendo pueblo y gobierno, el presidente Putin acaba de
asistir a un concierto en homenaje a los defensores de la patria que luchan en el frente, en el
estadio olímpico de Luzhniki, en Moscú, donde se reunieron más de 200.000 personas, el
presidente pronunció un discurso firme y sereno que despertó confianza en el pueblo.
Además, las FFAA rusas avanzan en el terreno militar habiendo cercado las ciudades de Udelar
y Aristómov en el Donbas, sendos centros neurálgicos de abastecimiento de tropas ucranianas.
Por otro lado, tanto Vladimir Putin como Sergey Lavrov (ministro de Relaciones Exteriores),
Serguei Shoigu (ministro de Defensa) y Nikolái Patrushev (secretario del Consejo de Seguridad)
han reiterado que Rusia se defenderá con todas las armas que posee si se ve amenazada la
soberanía del país.
Es decir, todo indicaría que es altamente improbable una capitulación rusa.


Escenario 2


Derrota de la OTAN.
Esto sería el fin catastrófico del dominio occidental después de 600 años de hegemonía.
Solamente hoy podría ser posible si ocurriera un gran conflicto dentro de EE.UU. entre las
fuerzas globalistas y nacionalistas que disputan su preeminencia y distintas estrategias sobre
cómo superar su declive y qué hacer con China. Si bien este proceso esta en marcha y no hay
que subestimarlo, también es verdad que por ahora no parece descarrilarse a tal extremo,
ante la hegemonía coyuntural que ejercen los neoconservadores guerreristas.
Asimismo, este escenario implicaría un cambio abrupto de alcance planetario, no solo
significaría un aterrizaje forzoso de las potencias anglosajonas sino el fin de las oligarquías
plutocráticas locales en todos los rincones del mundo, cuyo sostén principal son las fuerzas
imperiales.
Por supuesto que este análisis considera al gobierno de Kiev solo una ficha descartable dentro
del verdadero conflicto, donde el actor devenido en pseudo miliciano puede llegar a quedarse
hasta sin tablas.
Este escenario también es altamente improbable, por lo menos a corto plazo, ya que tanto
EE.UU. como Rusia cuentan con mas de 5000 ojivas nucleares cada una. El poder profundo
estadounidense y británico todavía tienen cartas suficientes como para evitar una derrota
histórica, más aún cuando a través de las deudas externas siguen saqueando y sometiendo
pueblos, y el bloque multipolar todavía necesita un tiempo para continuar fortaleciéndose y
elaborar una alternativa superadora al neoliberalismo. El poder financiero, las transnacionales,
los distintos lobbies, si bien están en dificultades para garantizar su reproducción, conservan
alto poder de fuego en una parte importante del planeta.


Escenario 3


De manera tal que la salida que tarde o temprano se tendrá que imponer es el diálogo y un
acuerdo que, aunque no sea definitivo, por lo menos calme este enfrentamiento, sin perjuicio
de que surjan nuevos. El imperio dominante, en medio de una aguda crisis, ha priorizado en
esta etapa la estrategia de la guerra permanente y el caos controlado.
Sin embargo, dentro del poder profundo de EE.UU. y el Reino Unido están surgiendo voces que
advierten que ante la imposibilidad de una derrota rusa la prolongación del conflicto puede ir
en contra de los intereses de Occidente. Sigue pasando el tiempo, Rusia continúa en pie, no
lograron aislarla, la situación de los gobiernos aliados, sobre todo europeos, se torna cada vez
más frágil, como por ejemplo el alemán, donde su posición de sometimiento y silencio ya es
una vergüenza universal, el partido socialdemócrata acaba de salir tercero en las elecciones
municipales en Berlín, después de gobernar los últimos 22 años, y en América Latina y el
Caribe el panorama para el imperio esta lejos de ofrecerle tranquilidad.
Simultáneamente los pueblos comienzan a generar manifestaciones anti guerra cada vez más
numerosas, se vienen las primarias en EE.UU., y mientras tanto el enemigo declarado sigue su
crecimiento económico y científico tecnológico habiendo superado el pico de contagios de
Covid 19.
Al bloque de poder anglosajón se le agota el tiempo, necesitan acabar la guerra en Ucrania y
jugar todas las fichas en el Pacífico Sur, de no hacerlo rápido pueden llegar tarde.
A su vez China a generado una fuerte expectativa con el anuncio de que en los próximos días
presentara un proyecto de acuerdo para un alto el fuego en Ucrania, muy probablemente
basado en la asistencia de la ONU.
Por lo tanto, es factible que en los próximos meses se acerquen las posiciones en base a un
nuevo acuerdo de seguridad colectiva donde Rusia conservaría su soberanía, se pueda
establecer una zona neutral garantizada por la ONU, la OTAN se podría comprometer a no
avanzar hacia la frontera rusa y a cambio la Federación podría reconocer algunos daños y la
integridad territorial del resto de Ucrania. Será una solución salomónica, no definitiva, pero
que puede zanjar la situación y lograr una precaria estabilidad regional.
Lo difícil radica en elaborar un discurso donde ante la opinión pública no aparezca ningún
contendiente (OTAN-Rusia) como absolutamente derrotado. Por supuesto que el que pagará la
cuenta del despilfarro será el pueblo ucraniano, que ya perdió la mitad del territorio más fértil
a manos de los fondos de inversión Black Rock y Vanguard y quedará con una deuda impagable
que arrastrará por varias generaciones.
Es decir, los centros de pensamiento de la anglo esfera están sopesando que la continuidad de
la guerra está dificultando la reposición de material bélico y desgastando más a los globalistas
que a Rusia, siendo que el principal desafío sigue siendo China.
Para que la disputa, propuesta por las potencias en declive, no derive en una catástrofe
planetaria habrá que trabajar todos los días haciendo docencia, en todos los ámbitos posibles,
para concientizar sobre lo que hay verdaderamente en juego y la responsabilidad que tenemos
todas y todos para debilitar a los sectores guerreristas.
Siempre teniendo en claro que mientras no se construya un nuevo sistema financiero
internacional que se sustente en la economía real y se termine con el actual basado en la mafia
especuladora conviviremos con el riesgo de un fin nuclear.
Por lo tanto, la lucha por la paz debe ser la principal tarea de la hora.
Un futuro mejor es posible, pero eso requiere el abandono del status de observador pasivo y
pasar a ser actor de la historia.

* IADEG-IDEAL-CEFMA

1 Comentario

  1. Avatar

    Excelente artículo!!!!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola necesitamos actualizar el valor de las suscripciones a Cuadernos de Bitácora. Cómo lo sabes no condicionamos a nadie a que tenga que pagar para leernos. En función de ese principio de decidi vos mismo la actualización que te cuadra. Acá van las tres sugerencias. La menor de $1200.- Luego por $1500.- y finalmente si estás en condiciones de pagarlo y crees que nuestro trabajo lo merece $2000.- Muchas gracias por tu colaboración:👇

Para suscribirte por $1200/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $1500/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $2000/mes, hacer clic aquí.

 

Regresar al

Sumario N°21

Sumario N°20

Sumario N°19

Sumario N°18

Sumario N°17

Sumario N°16

Sumario N°15

Sumario N°14

Sumario N°13

Sumario Edición Especial Rusia

Sumario N°12

Sumario N°11

Sumario N°10

Sumario N°9

Sumario N°8

Sumario N°7

Sumario N°6

Sumario N°5

Edición Especial Perú

Sumario N°4

Sumario N°3

Sumario N°2

Sumario N°1