Seleccionar página
Una grieta en el muro de la impunidad de 75 años: la impugnación judicial del genocidio israelí en Sudáfrica

Craig Mokhiber *

Publicado: martes, 16 enero 2024

Fuente de la fotografía: Fars Media Corporation – CC BY 4.0

1948 fue un año de trágica ironía.

Ese año se adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Convención de las Naciones Unidas para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, que juntas prometían un mundo en el que los derechos humanos estarían protegidos por el Estado de derecho. Ese mismo año, Sudáfrica adoptó el apartheid y las fuerzas israelíes llevaron a cabo la Nakba, el violento despojo masivo de cientos de miles de palestinos. Ambos sistemas dependieron del apoyo colonial occidental.

En resumen, el movimiento internacional moderno de derechos humanos nació en un mundo de contradicciones coloniales racializadas. Setenta y cinco años después, el mundo observa con horror cómo Israel continúa la Nakba a través de su sistemática purga étnica de Gaza que lleva meses de duración, nuevamente con la complicidad de poderosos gobiernos occidentales liderados por Estados Unidos.

Los horrores de la Nakba original provocaron décadas de absoluta impunidad para Israel, lo que alimentó más violencia. Pero esta vez, tres décadas después del derrocamiento del apartheid en Sudáfrica, la “Nación Arco Iris” post-apartheid está tomando la iniciativa para desafiar el ataque genocida de Israel.

El 29 de diciembre, Sudáfrica se convirtió en el primer país en presentar una solicitud ante el brazo judicial superior de las Naciones Unidas, la Corte Internacional de Justicia, instituyendo procedimientos de genocidio contra Israel por “actos amenazados, adoptados, tolerados, adoptados y en proceso de ejecución por el Gobierno y militares del Estado de Israel contra el pueblo palestino”.

Con desgarradores y horripilantes detalles, el documento de 84 páginas de Sudáfrica describe una letanía de acciones israelíes como “de carácter genocida, ya que se cometen con la intención específica requerida… de destruir a los palestinos en Gaza como parte de la más amplia comunidad palestina nacional, racial, y grupo étnico”.

Un terrible número de víctimas civiles en Gaza y Cisjordania

2023 fue el año más sangriento en los territorios palestinos desde la destrucción de la Palestina histórica y la fundación del Estado de Israel.

En la primera mitad del año, los ataques israelíes contra los palestinos en Cisjordania ya habían alcanzado un punto álgido , con sucesivas oleadas de detenciones masivas, pogromos de colonos y ataques militares contra ciudades y campos de refugiados palestinos, incluida la limpieza étnica de pueblos enteros. . Al mismo tiempo, millones de civiles en Gaza sufrían penurias insoportables bajo un asedio impuesto por Israel que duraba 17 años.

El 7 de octubre, militantes con base en Gaza lanzaron un ataque devastador contra objetivos militares y civiles israelíes y tomaron a más de 200 militares y rehenes civiles. En un acto atroz de castigo colectivo masivo, Israel cortó inmediatamente todos los alimentos, agua, medicinas, combustible y electricidad a los 2,3 millones de civiles palestinos atrapados en Gaza. Luego comenzó una incesante campaña de aniquilación mediante bombardeos masivos y ataques con misiles, seguida de una invasión a nivel del suelo que provocó espantosos informes de masacres, ejecuciones extrajudiciales, torturas, palizas y detenciones masivas de civiles.

Desde entonces , más de 22.000 civiles, y contando, han sido asesinados en Gaza, la abrumadora mayoría niños y mujeres, junto con un número récord de periodistas y más trabajadores humanitarios de la ONU que en cualquier otra situación de conflicto. Miles más siguen atrapados bajo los escombros, muertos o muriendo a causa de heridas no tratadas, y ahora son más los que mueren a causa de enfermedades rampantes causadas por la negación de Israel de agua potable y atención médica, incluso mientras continúa el ataque militar israelí. El ochenta y cinco por ciento de todos los habitantes de Gaza se han visto obligados a abandonar sus hogares. Y ahora la hambruna impuesta por Israel se está imponiendo .

El estándar legal para el genocidio

Los analistas de genocidio y los abogados, activistas y especialistas en derechos humanos de todo el mundo (que no son ajenos a la crueldad humana) se han sorprendido tanto por el salvajismo de los actos de Israel como por las descaradas declaraciones públicas de intenciones genocidas de los líderes israelíes. Cientos de estos expertos han hecho sonar la alarma de genocidio en Gaza, señalando la alineación punto por punto entre las acciones de Israel y la intención declarada de sus funcionarios, por un lado, y las prohibiciones enumeradas en la Convención sobre Genocidio de la ONU, por el otro.

La solicitud sudafricana “condena inequívocamente todas las violaciones del derecho internacional por parte de todas las partes, incluidos los ataques directos contra civiles israelíes y otros ciudadanos y la toma de rehenes por parte de Hamás y otros grupos armados palestinos”. Pero recuerda a la Corte: “Sin embargo, ningún ataque armado al territorio de un Estado, por grave que sea (incluso un ataque que implique crímenes atroces) puede proporcionar una posible justificación o defensa a las violaciones de la [Convención sobre el Genocidio], ya sea como una cuestión de derecho o de moralidad”.

A diferencia de muchos aspectos del derecho internacional, la definición de genocidio es bastante sencilla . Para calificarlo como genocidio o intento de genocidio, se requieren dos cosas. Primero, la intención específica del perpetrador de destruir todo o parte de un grupo nacional, étnico, racial o religioso identificado. En segundo lugar, la comisión de al menos uno de los cinco actos específicos diseñados para que eso suceda.

La petición de Sudáfrica ante la CIJ está llena de ejemplos claros y terriblemente convincentes, que identifican acciones israelíes que coinciden con al menos tres de los cinco actos que constituyen genocidio cuando están vinculados a una intención específica. Entre ellas se incluyen matar a miembros del grupo, causar graves daños físicos o mentales a los miembros del grupo y, quizás lo más indicativo del propósito genocida, crear “condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física”. Como lo documenta Sudáfrica, Israel ha mostrado al mundo, a niveles sin precedentes en el siglo XXI , cómo son esas condiciones.

Para una intención específica, Sudáfrica señala docenas de declaraciones hechas por líderes israelíes, incluidos el Presidente, el Primer Ministro y otros funcionarios del gabinete, así como miembros de la Knesset, comandantes militares y más.

Acostumbrados a décadas de impunidad respaldada por Estados Unidos, los funcionarios israelíes se han envalentonado y han descrito abiertamente su intención de llevar a cabo “otra Nakba”, borrar toda Gaza, negar cualquier distinción entre civiles y combatientes, arrasar Gaza hasta los cimientos, reducirlo a escombros y enterrar vivos a los palestinos, entre muchas otras declaraciones similares.

Su lenguaje deliberadamente deshumanizador incluye descripciones de los palestinos como animales, subhumanos, nazis, cáncer, insectos, alimañas; todo lenguaje diseñado para justificar la eliminación total o parcial del grupo. El Primer Ministro Netanyahu llegó incluso a invocar un versículo bíblico sobre los amalek, ordenando que “toda la población sea aniquilada, que nadie se salve, hombres, mujeres, niños, lactantes y ganado”.

Estados Unidos también puede ser cómplice del genocidio de Israel

La petición ante la CIJ se centra claramente en las violaciones por parte de Israel de la Convención sobre Genocidio. No aborda la complicidad de otros gobiernos, y lo más importante, por supuesto, el papel de Estados Unidos en la financiación, el armamento y la protección de Israel mientras lleva a cabo sus actos genocidas.

Pero el papel activo de Estados Unidos en el ataque israelí, si bien no sorprende, ha sido especialmente impactante. Como Estado Parte de la Convención sobre el Genocidio, Estados Unidos está obligado a actuar para prevenir o detener el genocidio. En cambio, hemos visto a Estados Unidos no sólo incumplir sus obligaciones de prevención, sino que, en cambio, ha brindado activamente apoyo económico, militar, de inteligencia y diplomático a Israel mientras éste está involucrado en sus atrocidades masivas en Gaza.

Como tal, este no es simplemente un caso de inacción de Estados Unidos frente al genocidio (en sí mismo un incumplimiento de sus obligaciones legales), sino también un caso de complicidad directa, que es un delito distinto según la Convención sobre Genocidio. El Centro de Derechos Constitucionales , en nombre de organizaciones palestinas de derechos humanos y de palestinos y palestinos-estadounidenses individuales, ha presentado una demanda ante un tribunal federal estadounidense en California centrada en la complicidad de Estados Unidos en los actos de genocidio de Israel.

La denuncia de genocidio de Sudáfrica es un grito de guerra para la sociedad civil

En una situación como ésta, enmarcada por la impactante complicidad occidental por un lado y un fracaso masivo de las instituciones internacionales alimentado por la presión estadounidense por el otro, la iniciativa de Sudáfrica en la CIJ puede tener importancia más allá de la decisión final de la Corte.

Este caso se presenta en el contexto de la extraordinaria movilización de protestas, peticiones, sentadas, ocupaciones, desobediencia civil, boicots y mucho más por parte de defensores de los derechos humanos, activistas judíos, organizaciones religiosas, sindicatos y organizaciones de base amplia. movimientos en los Estados Unidos y en todo el mundo.

Como tal, esta medida coloca a Sudáfrica, y potencialmente a la propia CIJ, del lado de la movilización global por un alto el fuego, por los derechos humanos y por la rendición de cuentas. Por lo tanto, uno de los valores más importantes de esta petición de la CIJ puede ser su uso como instrumento para intensificar las movilizaciones globales de la sociedad civil exigiendo a sus gobiernos que cumplan con las obligaciones impuestas a todas las partes de la Convención sobre el Genocidio.

Como era de esperar, Israel ya ha rechazado la legitimidad del caso ante la Corte. Con la confianza de que Estados Unidos y sus aliados no permitirán que Israel rinda cuentas, el gobierno israelí continúa desafiantemente su sangriento ataque contra Gaza (así como contra Cisjordania). Si Israel y sus colaboradores occidentales logran una vez más bloquear la justicia, las primeras víctimas serán el pueblo palestino. Entonces la credibilidad del propio derecho internacional puede perderse como daño colateral.

Pero la acción de la CIJ de Sudáfrica ha abierto una grieta en un muro de impunidad de 75 años a través del cual ha comenzado a brillar una luz de esperanza. Si las protestas globales pueden aprovechar el momento para convertir esa grieta en un portal más amplio hacia la justicia, es posible que veamos el comienzo de una verdadera rendición de cuentas para los perpetradores, reparación para las víctimas y atención a las causas profundas de la violencia que han sido ignoradas durante mucho tiempo: el colonialismo, ocupación, desigualdad y apartheid.

* Abogado internacional de derechos humanos y ex director de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Nueva York, quien renunció a su cargo en 2023 y escribió una carta ahora viral sobre el genocidio en desarrollo y los fracasos de la ONU.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola necesitamos actualizar el valor de las suscripciones a Cuadernos de Bitácora. Cómo lo sabes no condicionamos a nadie a que tenga que pagar para leernos. En función de ese principio de decidi vos mismo la actualización que te cuadra. Acá van las tres sugerencias. La menor de $1200.- Luego por $1500.- y finalmente si estás en condiciones de pagarlo y crees que nuestro trabajo lo merece $2000.- Muchas gracias por tu colaboración:👇

Para suscribirte por $1200/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $1500/mes, hacer clic aquí.
Para suscribirte por $2000/mes, hacer clic aquí.

 

Regresar al

Sumario N°21

Sumario N°20

Sumario N°19

Sumario N°18

Sumario N°17

Sumario N°16

Sumario N°15

Sumario N°14

Sumario N°13

Sumario Edición Especial Rusia

Sumario N°12

Sumario N°11

Sumario N°10

Sumario N°9

Sumario N°8

Sumario N°7

Sumario N°6

Sumario N°5

Edición Especial Perú

Sumario N°4

Sumario N°3

Sumario N°2

Sumario N°1